Idioma
Idioma
menu

Conectados a todo y a los demás

Bueno Malo

 

Generalmente no nos damos cuenta de que nuestra capacidad para crecer, o para no caer, depende en todo momento de cien decisiones distintas que tomamos ayer, anteayer, hace un mes y hasta hace un año. Si hoy logras tener visión clara, fortaleza y crecer sin caer, no es porque hoy tienes esa visión o fortaleza, sino porque ayer pudiste elegir entre caer y no caer, y no caíste. Se debe a que has tomado las decisiones correctas en el camino. Por eso, recibes la ayuda del Universo en este momento para ser capaz de ver, saber, crecer y no caer.

Cada momento, cada pregunta y cada fragmento de sabiduría que necesitamos para nosotros u otras personas no se basan en ese momento específico, sino en las decisiones que hemos tomado en general. Una decisión hoy, o una falta de decisión, te hará caer mañana. Si conscientemente te permites hacer un poco de mal aquí, pensar un poco mal acá o no presionarte un poco allá, dentro de un día o una semana necesitarás fortaleza, visión, conocimiento o entendimiento, y no lo tendrás. En ese momento no es tu culpa, sencillamente no lo tienes; pero de haberte presionado el día, la semana o el mes anterior, tendrías la visión, el conocimiento, la sabiduría y la fortaleza.

Tenemos que presionarnos ahora para tener la fortaleza de afrontar los desafíos de mañana. Si no nos presionamos constantemente o no estamos conscientes de que cada pequeña cosa que hacemos determinará lo que ocurrirá luego, terminaremos completamente ciegos y sin razón para estar abrumados o no tener las respuestas, la visión o la fortaleza. Por ejemplo, ayer pudiste haber meditado por diez minutos, pero lo hiciste por cinco. Hace tres días pudiste haber realizado cierta acción, pero no lo hiciste. Hace diez días tuviste la capacidad de compartir de manera incómoda, pero no lo hiciste. Esas oportunidades se nos dan para que construyamos y obtengamos una fortaleza y la ayuda adicional del Universo.

 

Conectados 2

 

No hay momentos, decisiones ni pensamientos pequeños porque cada uno nos lleva a donde estaremos en el futuro.

Generalmente pensamos que existen dos estados del ser. Existe el estado antes de realizar algo negativo, y existe el estado en el que, de hecho, hacemos algo negativo. Pero en realidad es un estado continuo, porque ninguna acción negativa, ni siquiera la peor, proviene de la nada. Estas acciones comienzan con una semilla que es plantada, a veces con un pensamiento, a veces con una pequeña acción, y luego nos guían hacía manifestaciones de acciones negativas cada vez peores.

Desafortunadamente decimos la mayoría de nosotros: “¿Qué estoy haciendo que está tan mal?”. ¿Cuántas veces hacemos esto nosotros mismos, ver dentro de nosotros y decir “Todo está bien, me estoy encargando de las cosas grandes”?

En la actualidad, cada uno de nosotros está haciendo ciertas cosas o permitiendo que ciertas cosas ocurran que no son terribles o que pueden no parecer muy graves, pero si no son desarraigadas hoy, entonces mañana o la siguiente semana, el siguiente mes o en los siguientes diez años, estas cosas nos llevarán a nosotros (o incluso a nuestros hijos) a un lugar muy negativo.

La realidad es que cada uno de nosotros tiene estos aspectos. Existe la esperanza de que estemos despertando a las cosas más grandes y digamos: “Está bien, no puedo hacer eso, y sé que si continúo haciéndolo, me llevará a un lugar terrible”. Pero esas pequeñas cosas que estamos permitiéndonos a nosotros mismos hacer o dejar de hacer son a las que necesitamos estar atentos.

Necesitamos darnos cuenta de que ni las acciones ni el crecimiento van de un estado positivo a uno negativo, sino más bien un individuo comienza en el estado positivo y con una pequeña cantidad de pensamientos que no son correctos, o unas cuantas acciones que no son correctas, las cosas se vuelven negativas. Sin embargo, son las pequeñas cosas que, ciertamente para nuestros hijos, pero todavía más importante para nosotros, no vemos hoy, no veremos mañana o no las veremos en un año. Pero si al pasar tres años no las vemos será demasiado tarde.

Sembrar Semillas

Si observas algo pequeño pero no te empujas a ti mismo a salir de ello y te permites comportarte en esa forma porque en tu mente estás diciendo: es insignificante, entonces detente y recuérdate a ti mismo que no existe tal cosa como “cosas pequeñas”; no existe tal cosa como “un poco de pensamiento negativo” o “un poco de acción negativa”. Todo, cada semilla, germina en un árbol. Todo pensamiento, aunque sea pequeño, al final se manifiesta.

Ahora que eres consciente de la importancia de un pensamiento negativo, o una no acción, puedes cambiarlo hoy. Despierta ante los pequeños pensamientos negativos, encuentra esas pequeñas cosas pueden impedir tu crecimiento y desarraiga esas semillas negativas el día de hoy y siémbralo de buenas acciones para conseguir aquellas cosas grandes que estás destinado a hacer en el mañana.

La única razón por la que logramos hacer muy poco del trabajo que debemos hacer es porque no apreciamos quien realmente somos… no apreciamos la grandeza ni el potencial de nuestra alma. Activar tu potencial significa activar la verdadera esencia de tu alma. Las sesiones de Sanación de las Emociones o Frecuencias de Brillo te acercan y ayudan a reconocer ese potencial o semilla que somos para conseguir nuestra misión de vida 

Retorno a las Estrellas

0 Comentarios

Deja un comentario


Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies