Idioma
Idioma
menu

RECIPROCIDAD

imagen la reciprocidad persuaciva - RECIPROCIDAD

El diccionario define “Reciprocidad” como “correspondencia mutua de una persona o cosa con otra”.


Conversando hace unas semanas con un buen Amigo, Viko, salió en la conversación que había llegado a la conclusión de que se había cansado de dar, y que sabía que cuando uno da, no debía de esperar nada a cambio, pero que creía en la Reciprocidad.
Y ese comentario me hizo reflexionar. Muchas veces nos dicen: “hay que saber dar sin esperar nada a cambio”. Efectivamente, uno da por el placer que nace de un sentimiento de entrega. Por el placer de compartir un sentir.
Hay muchas maneras de dar o entregarse. Bien puede ser con un presente físico, bien puede ser un gesto o detalle cariñoso, un “como estàs, como te va?”… a veces un “necesitas algo?” una llamada para saber del otro, un mensaje o mail, etc. Detalles de atención (de entrega y dar) hacia la otra persona que pueden ser tangibles o intangibles.
Evidentemente hay dos partes o actores en una situación así. La Persona que toma la iniciativa de Dar, y la Persona que Recibe esa iniciativa. En la Naturaleza, se sabe que hay un “estímulo-respuesta” o que a una determinada Acción hay una Reacción.
Y fué ahí donde entendí lo de “Reciprocidad” cuando se dá la “acción-reacción”. No es que necesariamente la persona que hace el gesto de dar esté esperando la misma respuesta tangible o intangible, pero si una respuesta, una reacción, que no necesariamente ha de ser inmediata, dependiendo de situaciones. Es decir, uno puede llamar, y la otra persona no estar o no poder atender, y la primera deja un mensaje, que en lógica de “reacción” debería obtener una respuesta o intención de comunicación así sea más tarde en el Tiempo. O bien, enviar un mail que no necesariamente tiene que ser respondido al instante, pero “lógicamente” espera una “reacción” a esa energía o iniciativa dada. Salvo causas de fuerza mayor, lo “normal” es una respuesta.
Claro que “no hay derechos adquiridos” sobre la otra parte en el hecho de entregarnos, por eso el Amor es Puro, y solo da, solo se dedica a irradiar. Pero en el sentir Humano, está tambien el saber qué pasó en ese irradiar con una intención. Como Humanos, nos gusta sentir/ver la reacción provocada. O porqué creen que tienen tanto éxito las redes sociales o todo el mundo de internet? Es pura “acción/reacción” en cadena, sin límite, por su inmediatez. No damos y seguimos nuestro camino, sin más, sin saber qué pasó a nuestro estímulo.Nadie monta un perfil para que no lo vean. Nadie monta un blog para que no lo lean. Esperamos la respuesta (del tipo de que sea) y es Humano esperarla. Cuando deja de haber reacción deja de ser “interesante”, o deja de existir y finalmente “muere” o “desaparece” también en el sentir de las personas. “Existes” mientras alguien piensa en ti y te lleva en Si (en mayor o menor medida). Cuando eso deja de suceder…se evoluciona o trasciende hacia otras formas.
Puedo imaginar una situación donde por ejemplo, una persona anónima socorre o ayuda a alguien que está necesitado y se producen dos cosas en esta acción-reacción: el sentido de ser útil al otro, y el de sentirse socorrido, ambos sentires como confort y calidez humanas. Fuerza siente el que socorre, Valor para seguir, por el socorrido.
Lao Tzu dijo: “Amar profundamente a alguien nos da fuerza. Sentirse amado profundamente por alguien nos da valor”
Podríamos hablar y escribir mucho del porqué unas personas dan más o se entregan más y otras lo hacen menos. Y el porqué hay personas que les cuesta recibir y no saben qué hacer cuando reciben.
Para concluir, creo que detrás de este comentario de Viko, se vino a decir, que en muchas de las ocasiones donde no se produce la “respuesta a un estímulo”, la Reciprocidad, hay una falta de sensibilidad, o porque no decirlo, de respeto y educación entre las partes, así sea para responder con una sonrisa, o dar un “gracias”, o un “no gracias”. Los motivos de esa “falta de sensibilidad” ya es motivo de otra reflexión.
Como dijo Jodorowsky: “Todo lo que das, te lo das. Todo lo que no das te lo quitas”. Y qué gran verdad, porque aquellos que no son recíprocos con los comportamientos de los demás, dejarán de recibir la generosidad de la que se han beneficiado, pues, al final, todo tiene un límite.
Si das Amor, recibirás Amor. Si das Odio, recibirás odio. No hagamos a los demás aquello que no queremos que nos hagan a nosotros.
Tan importante es dar, como saber recibir. Estemos atentos a todas aquellas muestras de Amor, Cariño, Atención que podemos llegar a recibir a lo largo de un día y tomémonos el tiempo y el Valor de agradecerlas.

Written by admin

PREGUNTAS...
Reflexiones sobre lo que No es Amor

1 Comentario

  1. Liliana Garcia

    muy cierto, que feo es cuando no corresponden a lo que les das, y te dicen que porque no todos sommos iguales, pff lo peor…

    Responder

Deja un comentario


Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies