Idioma
Idioma
menu

SHEKITUBAH y LAMAT

Shekitubah y Lamat

 

Shekitubah


Captura de pantalla 2017-03-08 a las 11.46.02

Nacido en Barcelona, viví en la ciudad hasta los 38 años. Estudié Administración de empresas en la UAB, especializándome en Comercio Exterior. Desde los 30, y después de pasar por una importante entidad bancaria, renuncié a mi puesto de trabajo para seguir la inquietud de mi Espíritu, y lo que será la aventura de mi vida: México. Desde el primer viaje en 1997, entré en contacto con el Sanador Shamánico Quetza Sha, quien me inició e introdujo en la cosmogonía de la tradición maya-azteca.

Si bien desde niñez y juventud tuve conciencia de que había “más allá” de lo que vivimos en nuestra terrenal vida, México amplificó mis sensibilidades y me abrió a experiencias existenciales realmente mágicas. Las piezas del puzzle de mi caminar fueron llegando y tomando sentido desde diferentes ámbitos. Varios sucesos marcaron de manera complementaria el significado de mi Esencia y Misión de Vida.

Leer más…

 

Lamat


El Kin es el nombre Maya utilizado para describir la energía, el campo vibracional, la energía lumínica, como también, el movimiento en el tiempo de los seres humanos. Podríamos compáralo con el signo zodiacal.

En la cosmología maya cada día tiene un tipo de energía especifico que ayuda a la potencialidad y descripción de tu Ser, coordinando tu forma de sentir y soñar con la realidad que estás creando.

Los Mayas poseían una concepción del tiempo circular. La ley del tiempo establece que el tiempo es una frecuencia. El tiempo que vivimos normalmente es lineal, es mental, conformado de pasado, presente y futuro. Vivir en el Aquí y Ahora es vincularse con la armonía del Universo. Los Mayas decían quien tiene tu tiempo tiene tu mente. Conectándonos con el tiempo del cosmos, nos conectamos con nuestro propio tiempo y con nuestra naturaleza interna. Cada quien tiene su propio Tiempo. No todos caminamos y vivimos al mismo ritmo. Cada quien tiene su propio tiempo y velocidad de tránsito por esta vida.

La Energía de Lamat es el trampolín que puede literalmente llevarte a diferentes frecuencias del Ser. Lamat representa los ciclos armónicos de cuerpos celestiales en relación sagrada, el portal estelar, el adivino que te conecta con el movimiento sagrado de los planetas, estrellas y galaxias que también hay en tu interior.

El número para Lamat es el ocho, el símbolo del infinito. Lamat es el armónico armonioso que puede mostrarte el camino de regreso a las estrellas. A través de la afinación con Lamat, todo el Universo se convierte en tu teclado y orquesta. Tú eres el músico y la música, el danzarín y la danza.

Can Lamat es ese lugar Espacio-Tiempo donde tu Ser recuerda su origen divino.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies