Idioma
Idioma
menu

Testimonios

Testimonios

“Me sorprendió su cercanía, su sencillez, su conexión con las energías naturales y su don para penetrar en los niveles más profundos de la memoria celular de las personas y captar lo que ellas mismas no pueden ver o no se paran a reconocer.”

Marc RibóPasar unos días en Can Lamat es entrar en otra dimensión. Recuerdo que había tenido unos días de trabajo muy intensos, y llegué bastante acelerado. Nunca olvidaré el primer momento de contacto con la casa y el entorno: tan solo abrir la puerta del coche, me invadió una áurea de tranquilidad increíble. Y cuando Sheki me dio su abrazo de bienvenida, esa calidez se multiplicó por infinito. Fue pasar de 10.000 revoluciones a paz absoluta, con tan solo llegar a ese lugar tan mágico y entrar en contacto con Shekitubah. Fue como si de repente todo tomara sentido: ese es el estado vibracional idóneo del ser. Fue el primer mensaje que recibí, que me permitió volver a mi esencia en ese mismo momento.

La estancia fue aún más mágica: tanto la Sanación de las Emociones en entornos naturales divinos, como las Frecuencias de Brillo, despertaron en mi esa fuerza e ilusión para perseguir mi propósito, y me dieron información para dejar atrás patrones que ya no son parte de mi. Tuve sueños reveladores, pensamientos nuevos, recibí energía renovada. Si tuviera que definir mi estancia en una palabra, diría que fue Magia pura.

Shekitubah, gran sanador de emociones, cómplice, canalizador de energía, amigo. Muchas gracias por estar a mi lado y ser mi guía en todo momento. ¡Ya estoy pensando en la próxima vez que vuelva a visitarte!

Marc Ribó – Barcelona


captura-de-pantalla-2016-09-30-a-las-9-25-02Ha sido un placer estar en este espacio Can Lamat. Para mi una transformación interna importante en estos días que estuve. Las experiencias que se viven aquí son inexplicables. La energía que representa este lugar ha sido bastante intensa. Para mi Lamat es una puerta dimensional y un punto de encaje que nos lleva al reencuentro interno. Y cuando hablo de punto de encaje me refiero a donde inicia un Origen. Este lugar es muy antiguo. Es un punto ancestral. Ahí es a donde me llevó. A ese reencuentro ancestral para reflexionar, meditar e incorporarme en mi mismo. Solo puedo decir que Lamat es una experiencia que hay que vivir para compartir.

Shekitubah es la Estrella que nos conduce a un despertar espiritual. Es una puerta dimensional que va a activar nuevos códigos. Lobo es el Anciano de la montaña, el Guardián, que encarnó un Maestro que enviaron a este Templo para guardar y conservar.

Quiero agradecer a Shekitubah la oportunidad de vivir y compartir esta experiencia.

Quetza Sha – Playa del Carmen – México


nullMe siento feliz, fuerte, ilimitada, conectada, energética, abierta, serena! Con la ilusión de crecer de nuevas maneras.  Así es como me siento después de realizar un retiro con Shekitubah!! Sabía que debía pasar tiempo en Can Lamat y tardé 18 meses en sentir que era el momento. Buscaba claridad, conectar con mi propósito, con mi espíritu, y definitivamente el trabajo de Shekitubah y el entorno de Can Lamat son mágicos para conseguir esto y mucho más! La Magia te envuelve, te acaricia, hasta llegar al Espíritu.

Sanación de las emociones me ayudó a tomar nuevas perspectivas a determinadas situaciones de mi vida y la Sesión de Frecuencias de Brillo me dio una claridad desde mi Ser que va más allá de lo que puedo explicar desde la mente.

Shekitubah: un chamán, un Ser de Luz especial. Muchas gracias ! Volveremos!

Sandra Orta – California – EEUU


Lolo1

Tardé mucho tiempo antes de redactar este testimonio… Dos años exactamente. Fui a Can Lamat en junio 2014 y volví hace poco, en julio 2016. Mientras tanto, mi vida cambió totalmente en todos los niveles. La experiencia vivida en Can Lamat es demasiado fuerte como para poder transcribirla fielmente sin traicionar por escrito la profundidad de las emociones que se me ha permitido vivir allí. La fuerza del sitio y la sabiduría de mi Amigo Shekitubah convierten Can Lamat en un lugar mágico, un sitio muy potente donde la conexión consigo mismo se hace con mucha ternura y transforma definitivamente la visión que uno puede tener de Sí mismo y por lo tanto la visión del mundo visible e invisible en el cual estamos todos viviendo. Mi primera estancia fue el origen de una toma de conciencia muy profunda que provocó rápidamente unos cambios bastante radicales pero benéficos para mi evolución interior y mi vida en general.

En el 2014 fui a Can Lamat nada más para descansar y pasar un tiempo con mi amigo. Mi único propósito era desconectar, dormir, reir, comer y beber en un lugar sano y tranquilo. En este lugar existe una fuerza luminosa y aliviadora que enseguida llega al que viene. La luz del día es preciosa. Mis noches eran tranquilas y silenciosas, soñaba muchísimo allí, y las jornadas con Shekitubah eran soleadas, alegres y despreocupadas. Sacaba muchas fotos de flores e insectos lo cual me relajaba muchísimo. Sin hacer ningún real esfuerzo, un camino se esbozó muy naturalmente y Shekitubah me guió para dibujar los contornos de este nuevo camino de forma más precisa y nítida. Sobretodo me ayudó a sacarme de encima mis miedos. El cielo se abrió ante mi : un nuevo horizonte entonces apareció, infinitamente más bello, infinitamente más sereno. En un sueño me picó una avispa mortal: morí y volví a nacer una segunda vez, con muchísima más energía y sobretodo unas ganas tremendas de VIVIR PLENAMENTE.

Dos años después, vuelvo a Can Lamat con mi amiga Susana para ver a Shekitubah: misma magia, esta alegría que sentimos los dos al llegar de camino a la finca, la luz siempre tan bonita y nuestro anfitrión igual de cariñoso y divertido. Sin duda alguna, una nueva reactivación de mi Ser ocurrió de forma profunda en este segundo viaje pero, a veces, las cosas que sentimos no se pueden decir o expresar. Se viven. Mi camino seguirá dibujándose tranquilamente, con dulzura y sin presión…. Como siempre en este lugar.

Con el paso del tiempo y la distancia, hoy sé que mi experiencia en Can Lamat fue como un detonante que provocó los cambios y me ayudó a ponerlos en marcha ya no sólo en pensamientos. Gracias al acompañamiento siempre benevolente de Shekitubah, mis miedos y mis angustias han acabado en el fondo de un cajón donde se han desmaterializado definitivamente. Actué y hoy en día me siento FELIZ gracias a las decisiones que tomé.

Lolo2

 

GRACIAS A LOS GUARDIANES DE ESTE LUGAR FUERA DEL TIEMPO ; GRACIAS A TI SHEKITUBAH POR HABER PRESERVADO LA ESENCIA DEL LUGAR. INFINITAMENTE.

 

Laurent Hélary – Bretaña – Francia


JaumeVentura
Paz, tranquilidad, fluidez, calma… Todas estas palabras me vienen a la mente al recordar la experiencia vivida en Can Lamat. Sin embargo, es curioso que a mí, acostumbrado a las letras escritas, me resulte difícil expresar todo aquello que sentí en esos días del mes de octubre pasado.

Varias han sido las veces durante muchos meses pasados, en las que he estado tentado de ir a Can Lamat y conocer en persona a Shekitubah…pero nunca me acababa de decidir…claro, no era el momento….Hasta que hace unas semanas volvió a aparecer la Estrella. Justo en el momento en el que yo acababa de cerrar un capítulo de mi vida, un viaje largo y emocionante por mi mundo interior que había durado más de tres años. Y sentí enseguida que pasar unos días en Can Lamat era lo que quería hacer.

Así que concreté con Sheki los días, compré un billete de autobús y me marché. Sin expectativas de ningún tipo, con la mente y el corazón abiertos y dispuesto a dejar que las cosas sucedieran… Paz, tranquilidad, fluidez, calma…poco a poco esas sensaciones se fueron haciendo presentes en ese lugar mágico y reparador, siempre con la compañía de Shekitubah, con su respeto absoluto, con su calidez humana extraordinaria. He intentado poner palabras a esa mágica tarde de domingo en la cual abrí una puerta para salir al jardín y el mundo, el universo, el todo se fundió con mi ser, ese atardecer en el que todo mi ser se fundió con el universo para formar un algo único, indivisible, inabarcable. Había oído y leído algo sobre el Todo y la Nada, que podía ser una misma cosa a la vez y a la vez no ser, siendo al mismo tiempo… Ese atardecer en el jardín de Can Lamat lo viví. Y a medida que han ido pasando los días he dejado de intentar entenderlo, de querer encapsularlo en palabras…simplemente lo siento, algo mucho más intenso.

Esa sensación ha seguido en mí al dejar Can Lamat, me acompaña, me sigue, porque forma parte de mí y yo formo parte de ella. Me llena y me vacía a la vez, me envuelve con su estado inmaterial. Soy Yo, una infinitésima parte del Todo. Es el Todo, una infinitésima parte de mí…

Y sé que cuando llegué el momento, volveré a ese lugar de encuentro.

Jaume Ventura – Barcelona


IMG_7775Era una tarde de finales de abril, cuando curioseando por internet, vi por primera vez a Shekitubah. Hacía una búsqueda por imágenes y me paré en su foto. Fue algo mágico ,como todo lo que le rodea, y sentí que tenía que conocerle. Nueve meses después le visitaba en Can Lamat. La cercanía y el cariño de Shekitubah hacen que todo fluya con una gran sencillez. Largos paseos, lugares hermosos, grandes conversaciones, inmensos silencios llenos de respeto, absolutamente todo, desde que llegas a Can Lamat, es sanador. Esos días maravillosos me han reafirmado lo que SOY, me han ayudado a SABER lo que quiero, a SUPERAR mis miedos y a ACEPTAR y COMPRENDER lo que hay en mi vida. Shekitubah me ha dado unas gafas nuevas y me ha dicho :”Sabes que puedes ver esféricamente?” Gracias Shekitubah, por dejarme compartir ese trocito de cielo estrellado, por tus palabras, por tu cariño, por tu hospitalidad, por ese fuego tan especial que encendiste en mi honor, por tu sabiduría, para mi estos días han sido una total INSPIRACIÓN.

Ció Núñez – Vilafranca del Penedés – Barcelona


captura-de-pantalla-2016-10-11-a-las-11-37-42Cuando llegué a Can Lamat mi luz interior estaba apagada, cuando salí tres días después, brillaba como un sol.
Mi carácter escéptico me hacía no esperar mucho de esta experiencia, sin embargo una voz interior, esa que casi nunca se equivoca, me impulsaba a ir allí, que algo inesperado podría suceder. Y la verdad es que esa voz interior no se equivocó. El lugar es mágico y Shekitubah, sabio. Desde el primer momento conecta con tu interior y notas que ve perfectamente qué es lo que te sucede y cuáles son las barreras interiores que te hacen no ser feliz. Las conversaciones con él son terapéuticas, van a la raíz del problema, y luego, te deja reflexionar, en un ambiente de naturaleza y paz infinita que te hace conectarte contigo mismo, con tu verdadero yo, ese que es el mejor y más reconfortante de los compañeros de vida. Viví experiencias sobrenaturales incluso, que venían a corroborar que lo que yo meditaba y sentía no era autosugestión: el universo integrado, tan mágico e inexplicable ante nuestro pequeño intelecto, mandaba señales. Así de increíble pero cierto, como lo cuento. Toda una experiencia que te vuelve a poner en tu camino y te reconforta y reconcilia con el cosmos.

Miguel Cabañas – Madrid


Ancestral

 

En Can Lamat el sentido de Espacio-Tiempo cambia…y no te das cuenta hasta que sales de allí. Y te preguntas…¿dónde he estado realmente? Al encontrarte de nuevo “fuera” resulta que tienes una extraña claridad y serenidad…unas gafas nuevas! Es espectacular!…y una transformación. Gracias Shekitubah … Un honor.

( … / dos años después… )

 

 

Zu Can Lamat 8 jul 16

Justo hace 2 años vine a pasar unos días con Shekitubah y me abandoné a sus instrucciones y me entregué al lugar, Can Lamat. Regreso ahora (julio 2016) con la perspectiva del tiempo y puedo decir que fue el inicio del verdadero cambio de vida…una nueva piel y una profunda transformación interna. 

No recuerdo haber hecho exactamente una “terapia”. Simplemente nos sentábamos tranquilos a charlar con Shekitubah durante horas o en silencio…o dormitaba. A través de la naturaleza y el silencio aprendí entonces sin darme cuenta a conectar con mi Ser. Ese Ser que ni siquiera se llama Susana y que no tiene edad alguna.

Como el lobo, sentado tranquilo, pero con las orejas en punta… atento a todos los movimientos de su alrededor y a los ruidos… los ruidos del corazón.

 

Susana Zühr – Vallgorguina – Barcelona


 

IMG_6231

He tenido varios reencuentros importantes en mi vida. Recuerdo cuando era una adolescente y mi padre volvía de uno de sus viajes al extranjero y la emoción que sentí al verle en el aeropuerto y cómo no podía contener las lágrimas. Otro fue cuando fui a recoger a un gran amor  muchos años después. Él físicamente ya no era el mismo, pero el reencuentro fue mágico a pesar del tiempo. Cuando volvió mi hijo de pasar seis meses de voluntario en Honduras, después de lo que para mí fue una separación difícil, el abrazo que nos dimos y las lágrimas, sellaron nuestra indestructible unión álmica. Pero de todos los reencuentros con seres queridos que he tenido, el que sin duda alguna ha sido el más importante para mí ha sido el que he tenido conmigo misma en Can Lamat. He pasado toda la vida buscando el significado de “Mi Vida”, probando todo tipo de cursos, intentando buscar por ahí lo que había perdido dentro de mí. Pero seguía sin saber cómo encontrarme. En Can Lamat finalmente he vuelto a reencontrarme con mi Esencia, con mi Ser. Shekitubah me ha ayudado a abrir las puertas de mi Corazón y de mi Alma. Gracias a él y al mágico entorno donde se encuentra Can Lamat, he podido abrazar otra vez a la niña que se perdió por el camino de la vida. He vuelto a sentirme parte activa del Universo. Ha sido el reencuentro con mi Alma y con el Alma Universal; ha sido maravilloso, intenso, de una fuerza y evidencia aplastantes. Cuesta explicar con palabras lo que he sentido. Sólo puedo expresar mi inmenso agradecimiento a Shekitubah y al Universo por este regalo mágico. Ahora me toca sembrar mi jardín, cuidarlo amorosamente y esperar a que florezca.

Emma Ruiz – Santa Mª de Palautordera – Barcelona



Luis es para mi un muy estimado hermano de luz. Le “reencontré” sin saberlo mientras nos iniciábamos en el trabajo de Frecuencias de Brillo. Durante las iniciaciones en que trabajamos juntos, pude experimentar la intensidad asombrosa con que él reflejaba y hacía aflorar mi propia luz curativa. Pero sobre todo me sorprendió su cercanía, su sencillez, su conexión con las energías naturales y su don para penetrar en los niveles más profundos de la memoria celular de las personas y captar lo que ellas mismas no pueden ver o no se paran a reconocer. Luis es un sanador nato con una capacidad conmovedora para comprender, cuidar y acompañar a los que buscan superar el sufrimiento por el trauma, el sentimiento de separación y los bloqueos energéticos que causan enfermedad y disfunción. Él mismo se prodiga a los demás adelantándose a ofrecer lo que necesitan. Siempre le estaré agradecido por haber “adoptado” espontáneamente a mi “niño interior” y por compartir conmigo su natural sabiduría, su sensibilidad y su sereno afecto de radiante alegría.

Carles Pitarch – Valencia


Captura de pantalla 2017-03-08 a las 17.35.14“Conocí a Luis en su casa de Tepoztlán, México. Sigo diciendo en su casa, pues aunque ya no vive ahí, para mi seguirá siendo Luis de Tepoztlán. Un “chamán español que vive en Tepoztlán” me decía mi amigo Abdías insistente de que fuera a verlo. Me pareció curiosa la descripción, si bien la historia de estas tierras nos dice que una cosa eran los chamanes, y otra, antagónica, los españoles. Qué interesante que una persona reuniera estas dos figuras hasta ahora contradictorias. Amé que Luis fuera una persona completamente común y corriente, vestía como cualquier otra persona de cultura occidental del siglo XXI, sin mantas, sin vestuarios de otra época u otra cultura. Para mí y para mi escepticismo eso fue básico para de inmediato tenerle confianza. Nuestra “sesión” fue una larga, muy larga conversación. Aunque muy ligero y amable en su personalidad, sus palabras se sentían firmes y con una legítima autoridad en todo momento; no en el sentido de órdenes, sino de quien habla desde el lugar que le corresponde con la autoridad que le corresponde. Luis no solo da consejos, los practica con su estilo de vida completo. Para mi es un ejemplo a seguir. Varias veces le he preguntado: ¿cómo es que hiciste para salirte del sistema y poder seguir viviendo en abundancia?. Pienso que la respuesta está en el resultado de hacer coincidir lo que piensa, con lo que siente, con lo que hace.”

Marcela Garza – Ciudad de México


Captura de pantalla 2017-03-08 a las 17.47.24Me encontraba en una situación difícil, de esas veces que te sientes perdido y no encuentras salida; estaba triste y con mucha ansiedad porque quería encontrar de alguna forma “mi camino”.

Y justo en esta etapa conocí a Luis, llegó a impactarme tanto ese encuentro por todo lo que platicamos, que llegue a nombrarlo “ Mi Guía”. Sé que él dice que no guía, que acompaña, pero para mi siempre fue, es y será Mi Guía, mi referente. Aunque decidió pasar más tiempo en España  aún seguimos teniendo pláticas por Skype.

Luis es una persona que a mi parecer no encaja en el estereotipo, ahora tan de moda, de los coachs o psicoterapeutas del mundo espiritual. Va mucho mas allá de eso; no tiene esa actitud, y eso me hace mucho mas sentido que sea justo eso: Un SANADOR.

Abdías Solano – Ciudad de México


Conocí a Luis en la ciudad de México. Llegué a él a través de una recomendación que me insistió a que tuviera un encuentro con él. Llevaba varios años de visitas a psicólogos y sentía que mi vida estaba estancada. Desde la primera charla, me di cuenta su facilidad para mostrarme mi vida desde la posición del espectador.  Leía en mi como en un libro abierto. Pareciera que me conociera de toda la vida. Con sus preguntas y comentarios, me hacía salirme fuera de mi vida, y verla como una película. Ampliar la perspectiva de mi vida me hizo entender mi forma de caminar. Sus preguntas, eran mis respuestas. En apenas unas sesiones avancé más personalmente que en 4 años de visita al psicólogo. Integrar, entender el porqué José es quien es me hizo tomar decisiones sobre mi vida que de otra manera difícilmente hubiera tomado, o que hubiera tardado más tiempo en tomar.

José Gracia – Ciudad de México

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies